miércoles, julio 03, 2013

La guerra y sus distorsiones.

1 comentario:

Enrique Antonio Mena Caviedes dijo...

Si pierdes el Honor por la Victoria, lo cual suele ser necesario, queda el sepukku como recuperación ritual del mismo, ya que en él se renuncia al disfrute de la victoria y se le regala a los que, supuestamente, sí mantuvieron el Honor. Por que, si vamos a ser sinceros y honrados, NO hay inocentes en una guerra. Los NO beligerantes son cómplices pasivos de la misma.
Para que haya Violencia, sólo hace falta uno.
Para que haya Guerra, al menos, dos.

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.